Educavisión | Implicaciones visuales tras un daño cerebral adquirido
Centro de terapia visual en Alicante, tratamiento avanzado de estrabismo, ojo vago y problemas de aprendizaje.
terapia visual, alicante, terapia visual alicante, ojo vago, estrabismo, problemas de aprendizaje, dificultad de aprendizaje, ambliopía, terapia visual alicante
282
post-template-default,single,single-post,postid-282,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Implicaciones visuales tras un daño cerebral adquirido

20 Dic Implicaciones visuales tras un daño cerebral adquirido

Hace unos días tuve el placer de dar una charla sobre este tema en Adacen (Asociación de Daño Cerebral de Navarra). Me parece importante que las personas que sufren este problema conozcan los síntomas visuales y sus tratamientos.

Partimos de la base que tenemos un cerebro con todo su potencial que sufre un daño por diferentes motivos: traumatismo cráneo-encefálicos (TCE), accidentes cerebrovasculares (ACV o ictus),  tumores cerebrales, anoxias cerebrales o  infecciones cerebrales.

En la mayoría de casos se presentan disfunciones a nivel visual, más o menos graves dependiendo de en qué zona cerebral se haya producido el daño.

Lóbulo frontal

  • Planificación y ejecución de movimientos motores voluntarios.
  • Movimientos sacádicos.
  • Atención.
  • Distracción con estímulos irrelevantes.

 

Lóbulo temporal

  • Dificultad para identificar objetos.
  • Alucinaciones visuales en las que el paciente sabe que lo son.

 

Lóbulo occipital

  • Es el primer sitio dónde van  las imágenes, aunque realmente no existe una imagen como tal, son señales eléctricas, puntos, píxeles aislados y cuando los ponemos todos juntos aparece la imagen. Es el lóbulo visual por excelencia.
  • Dependiendo del tipo de lesión habrá ceguera total o parcial.
  • Pérdida de campo visual dependiendo en qué zona está la lesión.
  • Problemas en los movimientos oculares.

 

Lóbulo parietal

  • Problemas en los juicios espaciales.
  • Dificultad para localizar objetos (dismetría).
  • No saben cúal es la relación entre los objetos.
  • Hay una lesión característica del lóbulo parietal derecho, que afecta al lado izquierdo.

 

Es la negligencia, se confunde con una hemianopsia, porque parece que haya una afectación del campo visual, pero no es así, la vía visual del ojo afectado funciona correctamente, pero no le hace caso a una parte del campo, es como una amnesia  de una parte del campo visual esto se puede tratar en un 30% de los casos. Puede ocurrir en zonas del espacio: personal, peripersonal y extrapersonal.

SÍNDROME DE VISIÓN POST-TRAUMÁTICO

La mayoría de los traumatismos leves dan estos problemas.

Suele aparecer exotropia o alta exoforia, disfunción acomodativa, insuficiencia de convergencia, disminución de la frecuencia del parpadeo, pobre orientación espacial, fijaciones pobres y seguimentos imprecisos y visión inestable.

El Dr. William V. Padula sostiene que el daño está en el sistema ambiente (vía ciega).  Afecta a la visión periférica y a la organización espacial, se trastoca la coherencia sensorial.

Es importante entender que existen dos vías principales de procesamiento visual:

Vía genículo- estriada (visual)

Se divide en dos:

  • Parvocelular.  Células pequeñas localizadas en su mayoría alrededor de la fóvea, nos dan información acerca de los detalles, color , memoria y el reconocimiento de las cosas. Es la zona que nos da máxima definición.
  • Magnocelular. Células más grandes ocupan el resto de la retina. Son muy sensibles a la luz, al movimiento. Nos ayuda a localizar los objetos en el espacio. Esta información se procesa en el lóbulo occipital y es consciente.

Viá retina colículo superior-pulvinar (ciega)

Esta vía es inconsciente,  ¿qué quiere decir esto? Pues bien es una vía que almacena información pero no somos consciente de ello.

También es otra forma de obtener información espacial, aquí no necesitamos AV, sólo detección de movimiento.  Beatrice de Gelder, neurocientífica de la Universidad de Tilburg (Holanda) lleva mucho tiempo estudiante esta vía visual llamada ciega. Se ha encontrado personas diagnosticadas de ceguera cortical ( su lóbulo occipital está dañado y aunque sus ojos están sanos no consiguen ver), bien pues realizaron pruebas en estas personas. Le ponían delante a personas con expresiones de alegría o tristeza delante de ellos, y le preguntaban si veían algo, ellos respondían que no, sin embargo, la expresión de sus caras les delataba. Lo que quiero decir que la vía ciega, la inconsciente no estaba afectada y aunque la persona no fuera consciente su cuerpo reaccionaba a un estímulo visual, aún sin saber que lo estaba viendo. ¡Alucinante!

Nuestro cuerpo reacciona de una forma mucho más rápido si la información es inconsciente que si es consciente.
Toda esta información se procesa mayoritariamente en el lóbulo parietal.

Podéis ampliar información viendo el programa completo.

TRATAMIENTOS

Para la pérdida de campo visual.

  • Con prismas Fresnel disminuiremos el campo visual perdido.
  • A través de la terapia visual buscaremos mejorar las habilidades, como localización visual, táctil y auditiva en el campo visual bueno. Conseguir precisión en los movimientos sacádicos. Trabajar la memoria visual, para que al entrar en un espacio visual desconocido el paciente sea capaz de reconstruir ese campo visual perdido.

Para el equilibrio y la postura.

  • Terapia visual, trabajando la periferia.
  • Con prismas gemelos que actúan en el sistema ambiente, la información externa cambia, la percepción es distinta y buscamos mejoras tanto en equilibrio como en postura.
  • A través de ciertas ayudas ópticas como son los prismas se puede ampliar el campo visual y mejorar el equilibrio y la estabilidad en estos pacientes. Con la terapia visual se trabajarán aquellas áreas visuales que hayan quedado más afectadas tras el daño.
  • Existe una gran correlación entre la independencia y autonomía del paciente y las  habilidades visuales como seguimientos oculares, localización espacial, atención visual, figura-fondo y percepción de formas.

Tras un daño cerebral, si existen síntomas visuales de algún tipo, debería realizarse una revisión completa por un Optometrista Neurocognitivo para intentar mejorar la visión del paciente, ya que como bien decía mi profesor D. Robert Sanet “La visión guía la acción”. Si mejoramos la visión secundariamente vamos a mejorar su movilidad, su equilibrio, su consciencia del espacio etc, esto se traducirá en una mayor autonomía y calidad de vida del paciente.

Nos queda tanto por descubrir del cerebro, que no nos podemos permitir el lujo de no trabajar una zona dañada porque pensemos que la persona es muy mayor y no va a funcionar, hemos de intentarlo, el potencial del cerebro humano es enorme,  vamos a por él!

Sin comentarios

Escribe un comentario